BETTE NASH UNA AZAFATA DE 81 AÑOS

LA AZAFATA DECANA MUNDIAL | Después de seis décadas surcando los cielos como azafata, Bette Nash mantiene un estilo impecable, una energía increíble y una sonrisa constante. Increíble pero real

El vuelo 2160 de American Airlines proveniente de Boston acaba de aterrizar en Washington DC, y Bette Nash, de 81 años, ayuda a los pasajeros a desembarcar.

En la cabina del Airbus, la saludan, le toman fotos, le agradecen…

Después de seis décadas surcando los cielos como azafata, Bette Nash mantiene un estilo impecable, una energía increíble y una sonrisa constante.

Perdió solo una cosa: el anonimato.

Kendra Taylor, una pasajera, está exultante tras tomarse una selfie con la octogenaria: “Cuando la vi, pensé, Dios, ella es la que vi en la televisión la semana pasada”.



Nash, de traje oscuro con una colorida bufanda, el pelo recogido en un moño, se presta para los cumplidos.

 

Es la estrella indiscutible del avión, no el capitán, Mike Margiotta, que sale de la cabina.



“Muy profesional”, dice de la azafata.

“Tiene ese toque de la vieja escuela, que recuerda los buenos viejos tiempos”.



En Estados Unidos, los pilotos deben retirarse a los 65 años, pero no los auxiliares de vuelo comerciales, de los cuales Nash es presumiblemente la decana mundial.

Al verla trotando de arriba a abajo por los pasillos de la terminal aérea, arrastrando su maleta, es difícil no dejarse llevar por las palabras de admiración que se escuchan sobre ella.

“Me levanto a las 02H10 de la mañana. Tengo dos despertadores y, cuando suenan, ¡no me quedo en la cama!”, asegura.



En su casa en Virginia, muy cerca de la capital estadounidense, prepara comida para su único hijo, discapacitado, que la estará esperando a su regreso a tierra firme.

Una nota de Sébastien Blanc, de la AFP.

 

 

 

 

 

 

[metaslider id=1726]

css.php Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.