Alberto Fernández y Luis Arce renovaron su llamado a la “unidad latinoamericana”



Ambos mandatarios hablaron de la necesidad de reconstruir la unidad latinoamericana y se pronunciaron sobre la crisis en el país manejado por Pedro Castillo. Además, Arce habló de “paulatinos avances” en la investigación del golpe de Estado en Bolivia, incluido el presunto contrabando de municiones desde la Argentina durante la gestión de Mauricio Macri.


 

El presidente Alberto Fernández y su par de Bolivia, Luis Arce, renovaron el jueves su llamado a la “unidad” latinoamericana para “enfrentar” en el “continente más desigual del mundo” las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania, y exhortaron a los países de la región a pronunciarse con énfasis en favor de “preservar la institucionalidad” en Perú, a raíz de la grave crisis política que atraviesa esa nación.

 

 

“Tenemos una América Latina que ha visto afectada su unidad en los cuatro años en los que el gobierno norteamericano que encabezó Donald Trump hizo todo lo necesario por dividirnos. Es hora de dejar ese tiempo y que podamos trabajar en pos de la unidad de nuestro continente que lo necesita y mucho”, convocó Fernández junto a Arce, en una conferencia de prensa conjunta que ofrecieron en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

Ambos mandatarios ratificaron la intención de profundizar los lazos de “hermandad” entre ambas naciones, convocaron a la unidad regional y expresaron su “preocupación” por la inestable situación que atraviesa el gobierno de Pedro Castillo, que sufre un nuevo “intento” de “destitución” por parte de sectores de la “derecha” peruana, denunciaron.

Más temprano, y en el marco de la primera visita oficial de Arce a Buenos Aires, con una agenda centrada en temas energéticos y en la situación política de la región, Fernández y Arce mantuvieron una reunión a solas en el despacho presidencial, donde avanzaron en diferentes puntos de la relación bilateral, entre ellas un memorándum para la cooperación en el desarrollo de los recursos de litio.

En el encuentro con la prensa los mandatarios se dedicaron muestras de mutuo afecto: Fernández definió a Arce como “un enorme amigo”, mientras el presidente boliviano en varias oportunidades llamó “hermano Alberto” a su par argentino.

“Nuestro continente es un continente que padece la desigualdad y que necesita mejorar rápidamente condiciones de igualdad para quienes lo habitan” analizó Fernández tras darle la bienvenida a Arce al país, y planteó la “necesidad de que los latinoamericanos volvamos a unirnos” para “trabajar en pos de un futuro común”, concepto que también expresó durante la reciente visita del presidente Chileno, Gabriel Boric, a Buenos Aires.

Fernández reforzó la idea de “volver a reconstruir la unidad latinoamericana como alguna vez existió con países y gobiernos de distinto color político”, aunque admitió que avanzar “es más fácil” entre gobiernos con “opiniones parecidas”.

“Debemos volver a reconstruir esa unidad respetando la decisión de cada pueblo, porque es lo que América Latina necesita frente a los complejos procesos que se avecinan. No termina de superarse una pandemia y una guerra vuelve a atrapar al mundo”, postuló.

En ese sentido, planteó su convicción de que “cuanto más unidos” puedan estar los países de América Latina y el Caribe será “más fácil, porque la realidad es que todos tenemos problemas parecidos y las soluciones las vamos a alcanzar más fácilmente si nos unimos que si estamos todos separados”.

“América Latina y el mundo está en proceso de revisión sobre lo que ha pasado y sobre lo que está pasando. La pandemia ha golpeado muchas economías, pero también muchas conciencias. El mundo tiene que replantearse cómo seguir adelante y América Latina particularmente porque vivimos en el continente más desigual del mundo”, evaluó Fernández.

A su turno, Arce, quien definió a Fernández como “un gran amigo del Gobierno y el pueblo boliviano”, ratificó la intención de Bolivia de “seguir avanzando y construyendo nuestra patria grande”.

Arce vinculó esa frase al compromiso que asumió el jueves ante Alberto Fernández de respetar el contrato vigente en cuanto a la provisión de gas, lo que permitirá recibir durante el invierno 14 millones de metros cúbicos diarios como en 2021, a la vez que garantizó que la Argentina tendrá prioridad de compra para todo aumento adicional de la producción en los yacimientos bolivianos.

“Cuando hay necesidades todos tenemos que ayudarnos, que colaborarnos como hermanos, como los son dos pueblos como el de Argentina y Bolivia”, remarcó sobre el compromiso de garantizar el envío de gas boliviano al país, que el presidente argentino se encargó de agradecer públicamente en la conferencia.

Arce aprovechó el encuentro en el Salón Blanco, para volver a agradecer a su par argentino su intervención en el proceso de recuperación del orden democrático en Bolivia y al pueblo argentino por cobijar al expresidente Evo Morales, a su entonces vicepresidente, Álvaro García Linera, y a muchos de los líderes del ahora gobernante Movimiento al Socialismo (Mas) que “han estado acá cuando estaban siendo perseguidos judicialmente por el gobierno dictatorial de la señora (Jeanine) Áñez”.

“Argentina nos abrió las puertas y siempre va a estar en la memoria ese hecho fundamental con la hermana República Argentina”, enfatizó el mandatario visitante, luego de que Alberto Fernández destacara la “lucha” del pueblo boliviano por la recuperación democrática en ese país, que posibilitó la llegada al poder de Arce.

Al momento de las preguntas de la prensa acreditada en Casa de Gobierno, ambos presidentes expresaron su “preocupación” por la crisis política que atraviesa el gobierno de Castillo, denunciaron un intento por “vulnerar la democracia” en el Perú y llamaron a la comunidad latinoamericana a pronunciarse sobre la necesidad de “preservar la institucionalidad” en ese país.

“Como presidente pro témpore de la Celac (la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) he hecho pública mi preocupación y he pedido la atención de todos los lideres latinoamericanos por lo que está pasando en Perú”, dijo ante una consulta del cronista de Télam Alberto Fernández, quien pidió un involucramiento y pronunciamiento “más claro” de los países democráticos de la región sobre la situación en ese país.

Fernández y Arce señalaron que dedicaron un “muy buen rato” en hablar de la “preocupante” crisis peruana durante la reunión bilateral que mantuvieron más temprano en el despacho del mandatario argentino.

El jefe de Estado argentino, recordó que “en Perú se intentó destituir al presidente Castillo más de una vez y no consiguieron en el Congreso los votos necesarios para hacerlo. Y cuando fracasaron en ese intento generaron un estado y un clima social que hoy en día está poniendo en crisis la situación institucional” del mandatario peruano.

Antes, Arce había adjudicado las protestas contra la administración de Pedro Castillo a un intento de la “derecha peruana” por “vulnerar” el orden democrático en ese país, “arrancando en las calles lo que no se ganó en las urnas”.

“Con el presidente Arce dedicamos un muy buen rato a hablar del tema de Perú, es un tema que nos preocupa, días atrás también lo hablé con el presidente (de Chile, Gabriel) Boric”, contó Fernández, quien a renglón seguido sostuvo que “lo que está pasando” en esa nación “es un tema que debe llamar la atención de la comunidad latinoamericana plena”.

En ese sentido, planteó la necesidad de que “la comunidad de gobiernos democráticos de América Latina” tenga una “expresión más clara en favor de preservar la institucionalidad del Perú”.

En otro orden, el presidente Arce aseguró que hay “paulatinos avances” en la investigación del golpe de Estado de noviembre de 2019 en su país, incluida la pesquisa sobre el presunto contrabando de municiones desde la Argentina durante la gestión de Mauricio Macri.

Sobre la supuesta participación del macrismo en el golpe, primero recordó que ese episodio dejó un saldo de “más de 38 personas fallecidas”, en medio de “masacres y ajusticiamientos” y añadió que “adicionalmente se conoce que para ese golpe de Estado ha habido varios gobiernos que han estado en esa lógica de apoyar”, señaló.

Al respecto aclaró que vieron “paulatinos avances en este tema judicial de esclarecer todos los hechos del golpe de Estado de noviembre de 2019” y agregó: “Hemos hecho el seguimiento, porque es un tema que lo está manejando la Justicia boliviana”.

Además, aseguró que el pueblo y el Gobierno bolivianos están “deseosos de poder avanzar en las investigaciones” y esclarecer los hechos de 2019, entre ellos el presunto contrabando de municiones desde Argentina hacia Bolivia, durante los días en los que se desarrolló el golpe contra Morales.

En esa causa están imputados, entre otros, Macri, la exministra de Seguridad Patricia Bullrich y una serie de funcionarios de primera línea del gobierno de Juntos por el Cambio.

 

© Grupo Agencia del Plata, todos los derechos reservados 


 

css.php
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.