El Presidente Fernández en el G7 le dijo a Johnson que no habrá avance bilateral sin negociar Malvinas



El presidente Alberto Fernández mantuvo este lunes una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, y, si bien ambos hablaron de una potencial complementariedad económica entre ambos países, el mandatario argentino señaló que no existe posibilidad de avances mientras no comience una negociación por la soberanía de las Islas Malvinas. Además, el jefe de Estado subrayó: “Pudimos reclamarle al G7 que preste atención a la periferia”.


 

En una conferencia de prensa realizada ante los medios argentinos presentes en Alemania, el jefe de Estado informó que el diálogo bilateral incluyó la temática de la guerra en Ucrania y otros temas, pero que todo intercambio era imposible sin tratar la cuestión del Atlántico Sur.

Tal como había anticipado el domingo esta agencia, la reunión bilateral había sido solicitada por el Reino Unido en el marco de la cumbre del G7 que se desarrolla en Munich, Alemania.

“Jonhson me agradeció la participación en el G7 y escuchó las particularidades de la posición argentina sobre Ucrania. Pero en un momento le dije: ‘Quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar de otros temas sin sentarnos a hablar de Malvinas'”, dijo Fernández.

El encuentro, que duró media hora y se concretó en el castillo bávaro Elmau (Schloss Elmau), se inició con el intercambio sobre Ucrania con posiciones bien diferentes: mientras el británico sostiene un apoyo abierto y apuesta a una victoria militar de Kiev, Fernández señaló la necesidad de establecer negociaciones entre ambos países.

Acto seguido, el líder del partido conservador comentó acerca de la potencialidad que existe en la Argentina respecto de la agricultura, el gas y los minerales.

Alberto Fernández señaló el carácter verdadero de todas esas afirmaciones, pero tal como declaró después en la conferencia, le dijo que no existe posibilidad de avance de no mediar una negociación por la soberanía de Malvinas.

Primero Johnson dijo que el tema se encuentra “cerrado” hace 40 años y defendió la autodeterminación de los isleños tal como lo hace en el caso ucraniano, afirmación que mereció una respuesta del jefe de Estado argentino en el sentido de que aquello que sucedió en 1982 fue una guerra y que, sin embargo, el Comité de Descolonización de la ONU vota, año tras año, la resolución que manda a una negociación entre las partes.

Fernández dejó en claro que Malvinas no es “un tema más”, sino que se siente en las calles. En ese sentido, reiteró que la Argentina está lista para retomar el diálogo de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas.

Además, pidió el restablecimiento de vuelos regulares entre las islas y el territorio continental argentino con la aerolínea de bandera.

Por su parte, el Gobierno británico emitió un comunicado donde señaló:

“Los líderes discutieron el conflicto en Ucrania. El Primer Ministro subrayó la importancia de que la comunidad internacional defienda la soberanía de Ucrania al respaldar el pedido de apoyo internacional del presidente (Volodomir) Zelenski”, señalaron desde Downing Street.

El Reino Unido reconoce que Fernández planteó el tema de las Islas Malvinas durante el encuentro.

“El Primer Ministro se mostró firme en que su soberanía no está en entredicho. El Primer Ministro enfatizó que los habitantes de las Islas Malvinas, como todas las personas, tienen derecho a la libre determinación”, afirmó el Gobierno británico, insistiendo con argumentos que ya fueron desestimados por la Organización de las Naciones Unidas.

 

El presidente Alberto Fernández se mostró satisfecho por haber llevado “la voz del continente” y haber reclamado al Norte global “que preste atención a la periferia” durante su participación como mandatario invitado en la cumbre del G7.

 

El presidente Fernández repasó además las alternativas de la cumbre, dio sus impresiones sobre el abordaje de la guerra ruso-ucraniana y sus consecuencias sobre todo el mundo, para luego dedicar especial atención al repaso de las reuniones bilaterales que llevó adelante.

“Hace dos meses, cuando estuve en Europa con el canciller (alemán, Olaf) Scholz y con (el presidente francés, Emmanuel) Macron, les manifesté mi preocupación por la situación que el mundo atravesaba, y les dije que América Latina no era ajena y el Caribe tampoco”, explicó.

En ese sentido, recordó haberles planteado la necesidad de “discutir la situación del presente como un mundo” que todos integran.

“De allí surgió la propuesta del canciller Scholz de invitarme como presidente de Celac, como presidente de Argentina, de invitar al presidente de la Unión Africana, de sumar a India y a Sudáfrica y a Indonesia, presidenta del G20 este año. Pudimos conformar ese mundo para discutir”, analizó.

Respecto de las actividades desarrolladas este lunes en el castillo bávaro de Elmau, Fernández dijo que “fue muy importante poder traer la voz del continente” americano en su carácter de titular de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

“Esta guerra está generando el aumento de los precios de la energía, está haciendo carecer de energía a Europa y parece ser el prolegómeno de una hambruna para 300 millones de habitantes”, alertó.

Entre otros puntos planteados, Fernández pudo señalar el compromiso de Argentina “con el tema del cambio climático” y señaló la injusticia que significa para muchos países emergentes el modo en que se trata esta problemática, ya que “el hemisferio sur es proveedor de oxígeno”, puntualizó.

“Pudimos contarle al mundo nuestra visión, y pudimos reclamarle al G7 que preste atención a la periferia”, reafirmó Fernández.

Desde su llegada a Múnich el domingo por la tarde, el Jefe de Estado mantuvo varias reuniones bilaterales, sobre las cuales dijo que “todas fueron productivas”.

De esa agenda, destacó con especial énfasis la reunión que mantuvo ayer con el primer ministro indio, Nerendra Modi: “Fue extraordinaria. Cuando nos vimos hoy me dijo que tenemos que hacer cosas juntos y yo le dije lo mismo”.

Por otra parte, al referirse a la bilateral con el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi, aseguró que con el primer ministro italiano “siempre” hay buenas conversaciones.

“Le agradecí el apoyo de Italia a los temas pendientes, como el de los sobrecargos, que es un tema que el Fondo Monetario Internacional tiene que tratar”.

Además, contó que ambos hablaron sobre la posibilidad de que “Italia invierta en los proyectos para instalar plantas para licuar gas” en Argentina.

“En el mismo sentido fue la charla con Scholz, que me dijo que pongamos a trabajar a los equipos técnicos”, profundizó Fernández.

Un capítulo aparte fue el encuentro con el primer ministro británico, Boris Johnson: “Le dije ‘quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar sin hacerlo respecto de Malvinas”.

Con esa salvedad, reiteró que la Argentina está lista para retomar el diálogo de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas.

Además, pidió el restablecimiento de vuelos regulares entre las islas y el territorio continental argentino con la aerolínea de bandera.

 

© Grupo Agencia del Plata, todos los derechos reservados

 


 


 

css.php
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.