VIH SIDA | ¿Por qué no hay aún una vacuna para el VIH?


| CIENCIA & SALUD | La gran pregunta es ¿Por qué no hay aún una vacuna para el VIH? Los expertos están de acuerdo en que una vacuna es la única manera de detener una pandemia mundial que mata a más de 700.000 personas cada año. El virus del VIH se reproduce y muta demasiado rápido para que los anticuerpos sean eficaces


|El sida está causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), y es una de las tres grandes enfermedades que afectan a la gente en países en desarrollo, junto con la tuberculosis y la malaria.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 37,9 millones de personas en todo el mundo viven con la enfermedad, y de ellas, 23,3 millones tienen acceso a terapias antirretrovirales (TAR), el mejor tratamiento actualmente disponible.

Esto representa un incremento de 2,3 millones de personas que reciben TAR desde 2016, según la actualización mundial de 2018 de ONUSIDA. Pero avisa de que “el aumento del acceso al tratamiento no debería darse por sentado”.

¿Por qué es tan difícil encontrar una vacuna?

La mayoría de las vacunas eficaces utilizan anticuerpos para neutralizar las infecciones víricas.

Pero los científicos han visto que esto no funciona con el VIH porque el virus se reproduce y muta demasiado rápido para que los anticuerpos sean eficaces.

No hay modelos humanos que muestren que existe una cura para el VIH, y eso es un obstáculo más. “Una de las razones por las que no hemos conseguido una vacuna es que ningún ser humano se ha curado nunca del VIH”, explica Corey. “Cero entre 72 millones. En cada enfermedad contagiosa hay al menos alguna persona que se cura sola, pero no es el caso con el VIH”.

Las investigaciones también han demostrado que existen diferentes subtipos de VIH extendidos por todo el mundo: aunque el subtipo B es común en Norteamérica y Europa, el subtipo C predomina en el sur y en el este de África.

Los ensayos y sus promesas

Los grandes ensayos clínicos para probar la eficacia de las vacunas contra el VIH empezaron a dar resultados en 2003, y aunque todavía no haya una vacuna lista, se han logrado avances importantes.

Se han probado más de 100 vacunas en seres humanos, y el mayor logro hasta el momento es la prueba RV144, también conocida como el “estudio tailandés”.

La investigación mostró los primeros resultados prometedores de una vacuna experimental, pero su éxito fue parcial: los participantes tenían un 60% menos de posibilidades de contagiarse en los primeros meses después de ser vacunados, pero este porcentaje descendía al 50% después de tres años y medio.

El futuro del VIH

Sigue siendo fundamental encontrar al menos una vacuna parcialmente eficaz para la respuesta frente al VIH. Según Avert, una organización benéfica para la salud sexual mundial, la mejor manera de reducir los nuevos contagios sería mediante una combinación de profilaxis pre-exposición oral (PrEP por sus siglas en inglés), un tratamiento antirretroviral universal para las personas que ya viven con el VIH y una vacuna.

“La perspectiva de una vacuna para el VIH es más realista que hace una década, y los pronósticos más optimistas vaticinan que la vacuna podría estar disponible hacia 2030”, afirma la organización en su sitio web.

“La vacuna para el VIH podría convertirse en realidad si se aumentasen las inversiones en la investigación, diversificando la financiación y captando a los mejores científicos de todo el mundo”. 

 


 

 

Revista Tiempo 30

css.php