CONVIERTEN LA SEÑAL WIFI EN ELECTRICIDAD | La tecnología puede alimentar dispositivos portátiles y médicos


| CIENCIA & TECNOLOGÍA | Rectenas. Ingenieros del MIT han conseguido convertir la señal wifi en electricidad. Han creado una antena rectificadora que capta la energía de las microondas y la convierte en corriente continua. Puede alimentar dispositivos portátiles y médicos


|Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han conseguido capturar la señal wifi y convertirla en electricidad, abriendo la puerta a la posibilidad de que en el futuro esta señal inalámbrica pueda alimentar a los dispositivos electrónicos. 

El wifi es un mecanismo de conexión de dispositivos electrónicos de forma inalámbrica. Funciona con microondas que oscilan entre los 300 MHz y los 300 GHz, usadas también por la telefonía móvil, las comunicaciones por satélite o los radares.

Las redes wifi usan una tecnología de radiofrecuencia llamada 802.11 para proporcionar conectividad inalámbrica. Son estas ondas electromagnéticas las que pueden convertirse en electricidad, según los resultados obtenidos en esta investigación.

Lo han conseguido con el primer dispositivo completamente flexible que convierte la energía de la señal de wifi en electricidad, y lo han comprobado experimentalmente en diferentes objetos electrónicos.

Nueva antena rectificadora 

Los dispositivos que convierten las ondas electromagnéticas en corriente continua se denominan “antenas rectificadoras” (rectenas). Lo que han hecho estos investigadores es desarrollar un nuevo tipo de antena rectificadora. 

El sistema está equipado con una antena de radiofrecuencia (RF) flexible que captura las ondas electromagnéticas, incluidas las ondas Wi-Fi, y las restaura como corriente eléctrica alterna (en primer lugar). 

La antena está conectada a un dispositivo que consiste en un semiconductor bidimensional de unos pocos átomos de espesor. La señal alterna fluye en el semiconductor, que luego la convierte en una corriente continua. A continuación, puede usarse para alimentar circuitos electrónicos de cualquier tipo, o para recargar baterías. 

De esta manera, el dispositivo captura y transforma pasivamente las señales wifi ubicuas en una corriente directamente utilizable. Además, es flexible y permite su fácil despliegue en superficies muy grandes. 

Tomás Palacios, coautor del estudio, explica en un comunicado : “Hemos desarrollado una nueva forma de impulsar los sistemas electrónicos del futuro: aprovechamos la energía wifi y podemos desplegar fácilmente la tecnología en grandes áreas”. 

Primeras aplicaciones 

Las primeras aplicaciones prometedoras del proyecto propuesto incluyen el suministro de electricidad para productos electrónicos flexibles, portátiles, dispositivos médicos y sensores para el “Internet de las cosas”.

Jesús Grajal, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, explica el potencial de la tecnología para la transmisión de datos de dispositivos médicos implantables. Por ejemplo, los investigadores están comenzando a desarrollar píldoras que los pacientes puedan tragar y sirvan para transferir datos relacionados con la salud a un ordenador con fines de diagnóstico.

“Idealmente, no queremos utilizar baterías para alimentar estos sistemas médicos, porque si hay una fuga de litio, el paciente puede morir”, dice Grajal. “Es una buena idea recuperar la energía del ambiente para alimentar estos pequeños laboratorios dentro del cuerpo y que comunicar datos a ordenadores externos sin riesgos para el paciente”, concluyó.

 


 

 

Revista Tiempo 30

css.php