UN PALACIO DE CUATRO MILEÑOS DE AÑOS DE ANTIGÜEDAD

 

 


| ARQUEOLOGÍA | La carencia de agua en Irak ha traído a la superficie un palacio denominado Kemane, que en tiempos de bonanza estaba sumergido bajo el río Tigris. Solo el calentamiento global y su impacto en la zona del Kurdistán han provocado que esta joya histórica salga a la luz


 

|Científicos kurdos y alemanes trabajan desde octubre pasado en el cuidado de este templo que, según piensan, podría tener más de 3,400 años de antigüedad. Localizado en el embalse de Mosul, los investigadores piensan que data del siglo XV antes de Cristo y que fue erigido durante el Imperio Mitanni, un antiguo reino ubicado en el norte de la actual Siria y antigua Mesopotamia.

Los autores de la investigación se congratularon por el éxito de este hallazgo, un sentimiento que quedó reflejado en un comunicado firmado por Hasan Ahmed Qasim, arqueólogo kurdo y uno de los directores del proyecto conjunto entre la Universidad deTübingen y la Organización de Arqueología del Kurdistán (KAO).

 

 

Según el comunicado, las ruinas del palacio cuentan con una elevación preservada de siete metros. Las pesquisas indican que fue utilizado durante una larga temporada.

Durante las excavaciones encontraron alrededor de ocho habitaciones.

Los restos pictóricos están brindando información de lo más útil para comprender el contexto histórico y social del Imperio Mitanni.

Algunos escritos localizados en los murales están siendo traducidos, aunque las primeras conclusiones indican la ubicación del palacio podría pertenecer a la antigua ciudad de Zakhiku, en auge durante la Edad de Bronce.

 


 

 

 


 

Revista Tiempo 30

css.php