LOS MISTERIOS DE LA CULTURA MAYA

 

 


| ANTIGUAS CULTURAS | Civilizaciones antiguas con tecnología desconocida. Misterios y enigmas que aún perduran. Los apasionantes misterios de la cultura Maya. Descubrimientos que no han recibido la menor consideración del mundo académico. Todo ello siempre ha generado enorme interés en todo el mundo


 

|Después del descubrimiento de hace unos meses de momias absolutamente anómalas en Perú y a la luz de las extrañas esculturas rupestres encontradas la primavera pasada en México y rebautizadas como “las piedras del primer encuentro”, se plantea nuevamente el interrogante de cuál fue el origen de la cultura Maya, y/o el probable encuentro con supuestos seres alienígenas.

Aunque suene a ciencia ficción, eso es lo que algunos expertos creen que se puede deducir de una serie de grabados encontrados recientemente en México.

Esculturas rupestres encontradas en México

Se remontan, de hecho, a la época de los mayas. En algunas piedras de jade hay seres grabados con rasgos humanoides, con grandes cabezas, grandes ojos y tres dedos en las manos y los pies, verdaderos extraterrestres como los imaginamos en nuestro tiempo.

Por si fuera poco, en algunas imágenes vemos personas en contacto con estos humanoides, lo que podría significar que la población maya había tenido contacto con los supuestos extraterrestres.

Incluso, en una imagen parecería ver una nave con un extraterrestre dentro, y el anclaje en tierra.

Inscripciones, imágenes y petroglifos

Las inscripciones e imágenes, en términos técnicos petroglifos, son muy antiguas, aunque aparezcan en buen estado de conservación. Por lo tanto, no se dice que lo que se interpreta ahora es real, y que los mayas realmente querían indicar a los extraterrestres. La estilización de las mismas, es cierto, parece similar a la forma en que están representadas hoy en día, pero vale la pena observar cómo en el arte y las representaciones, crudas pero muy útiles en términos históricos, de los siglos pasados tal vez no lo sepamos todo todavía.

Los significados, por lo tanto, podrían ser múltiples y no tener nada que ver con una reunión de extraterrestres.

De hecho, la pregunta sería: ¿qué les pasó? Si realmente existieron y conocieron a los Mayas en la Tierra, ¿cómo es que nunca más llegaron a nuestro planeta?

Las cuevas están ubicadas en la frontera entre las ciudades de Veracruz y Puebla.

Según las leyendas locales -cuentan la historia de los sitios en español- entre estas gargantas, a las que se accede después de una ardua caminata entre los arbustos, se escondería o quedaría varada una nave espacial extraterrestre. Intrigados por estos rumores, algunos cazadores de tesoros mexicanos pertenecientes a los grupos JAC Detector y Master Detector se han puesto en camino en busca del mítico lugar. Y por casualidad se encontraron -dicen- con el descubrimiento que podría cambiar la historia.

Cuando estaban a punto de rendirse, decepcionados por no haber encontrado nada interesante, uno de ellos cayó en un arroyo. Mientras otros le ayudaban, encontraron una piedra en el barro decorada con imágenes de naves espaciales y criaturas de otros mundos.

Desde allí, volvieron a las cuevas cubiertas de grabados asombrosos. Una en particular mostraría el encuentro entre un extraterrestre con la clásica apariencia de “Gris” (cabeza grande y ojos alargados) y un gobernante prehispánico de la cultura (maya o azteca) en el acto de intercambiar -parece- una planta de maíz.

Para los investigadores, esta sería la prueba inequívoca del contacto que tuvo lugar, en la antigüedad, entre una civilización alienígena que llegó a nuestro planeta y la gente que vivía en México en ese momento.

En una de las tres cuevas, los cazadores de tesoros también encontrarán metal que creen que es oro.

Obviamente, su descubrimiento no ha recibido la menor consideración del mundo académico, de hecho, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México se ha expresado en términos muy escépticos.

Esos artefactos contradicen todo lo que sabemos sobre nuestra historia y nuestros orígenes.

“Si el Instituto decidiera algún día recolectar estos artefactos, habría enormes implicaciones, porque una agencia gubernamental aceptaría, en esencia, uno de los hechos más controvertidos, la existencia de criaturas no terrestres que influyeron directamente en las culturas antiguas de todo el mundo”.

Un video publicado por los investigadores los muestra dentro de una cueva, mientras limpian del suelo y enlodan una pared totalmente cubierta de dibujos y otros grabados misteriosos. Misterios y enigmas que aún perduran.

 


 

 


 

Revista Tiempo 30

css.php