DINAMARCA | Científicos descubren que los árboles tienen un latido parecido al del corazón humano

 

 


| BIOCIENCIA | Los árboles, ¿tienen latidos de corazón? Este estudio fue realizado por Andras Zlinsky y su equipo de expertos en biociencia en la Universidad de Aarhus en Dinamarca, y muestra que los árboles en realidad tienen pulsaciones, como un corazón que late. Parecería que este latido del corazón es tan lento que hasta ahora era casi imposible detectarlo


 

|“Hemos encontrado que la mayoría de los árboles regularmente tienen cambios periódicos de forma, sincronizados en toda la planta, y más cortos que un ciclo día-noche, lo que implica cambios periódicos”.

“Más o menos, el árbol, durante la noche, parece actuar de la misma manera que nuestro corazón actúa sobre nuestro cuerpo, excepto que en el caso del árbol, son las ramas del árbol las que bombean el agua desde las raíces hasta las hojas”, afirma el equipo de expertos en biociencia de la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

Un movimiento casi imperceptible

Por las noches, los árboles mueven sus hojas hacia arriba y hacia abajo muy suavemente. Esa acción periódica sugiere que podrían estar bombeando agua con lentitud, algo similar al pulso humano.

“Descubrimos que la mayoría de los árboles tienen cambios de forma regulares sincronizados en toda la planta. Esto podría implicar que tienen cambios periódicos en la presión del agua”, explica András Zlinszky, líder la investigación.

Como un latido

Luego de estudiar la actividad nocturna de los árboles, los investigadores desarrollaron una teoría sobre lo que significan estos movimientos:

Creen que es un indicador de que están bombeando agua desde sus raíces, como un latido de corazón.

A pesar de las pruebas que realizaron, los científicos no están seguros sobre cómo los árboles logran bombear el agua hacia arriba.

Creen que tal vez el tronco aprieta suavemente el líquido, empujándolo hacia arriba a través de la xilema, un sistema de tejidos cuyo trabajo principal es transportar agua y nutrientes desde las raíces hasta los brotes y las hojas.

Los árboles duermen

Zlinszky y su equipo ya habían demostrado en 2016 que los abedules duermen por la noche, observaron que las ramas sufren un efecto de decaimiento.

¿La explicación? Según los expertos, al no poder hacer fotosíntesis en la oscuridad, los árboles “relajan” sus ramas para conservar energía.

El árbol tiene un latido, aunque muy diferente al nuestro. De hecho, los científicos explican que el “pulso” de los árboles no es en absoluto regular como el nuestro. Latiría una vez y cada dos horas. Como se explicó anteriormente, el árbol regula la presión del agua presente en ellos.

El equipo de científicos que trabajaron en este estudio observó árboles durante la noche, de modo que el sol y el viento no interfieran con el movimiento de las ramas y, por lo tanto, el resultado esperado.

La naturaleza es sorprendente, todavía guarda secretos y misterios que no se han develado. ¿Crees que los árboles tienen pulso?

 


 

 


 

Revista Tiempo 30

css.php