LAS MASCOTAS MÁS RARAS DEL MUNDO

 

 

 

| MASCOTAS RARAS | Los perros, los gatos o lo conejos son mascotas extraordinarias y de las más populares en todo el mundo, millones de personas adoptan cada año a alguno de estos animales. Sin embargo, existe otro grupo de personas que prefieren mascotas más originales y exóticas. Las mascotas más raras del mundo

 

 

  1. Burro miniatura

Un peluche gigante. El burro miniatura es lindo, tierno, bueno con los niños (no es un animal para montar) y muy listo, a pesar de lo que algunos puedan pensar. Aunque no son tan grandes como sus otros familiares burros, todavía requieren de mucho espacio al aire libre.

Pueden pesar hasta 130 kilos, así que será muy difícil que quieras cargarlo y abrazarlo como a un perro o a un gato. Si te decantas por tener un burro miniatura ten en cuenta que no soportan la soledad, es decir, que deberás estar a su lado en todo momento o adoptar otro burro que le haga compañía.

 

 

  1. Dragón barbudo

Hay gente que es fanática de los reptiles pero que no pueden tener un cocodrilo en casa, por lo que optan por adoptar a un dragón barbudo. De hecho, son animales que cada vez se hacen más populares como mascotas porque son fáciles de cuidar y su mantenimiento no es tan complejo y costoso. Originarios de Australia, viven entre 6 y 8 años. Estas criaturas, aunque complicadas de acariciar, no tapizarán de pelos toda tu casa.

 

 

  1. Petauro del azúcar

También llamados “planeador del azúcar” parecen hámsteres de las nuevas generaciones. Seguro nunca escuchaste hablar de ellos y es porque no son roedores, de hecho, estos animales son de la familia de los marsupiales. Se les asocia con la palabra azúcar porque tienen una preferencia extrema por los alimentos azucarados; son adorables e inteligentes.

No obstante, y aunque forman parte de la lista de mascotas más raras del mundo, no recomendamos la adopción del petauro del azúcar por diversas razones:

  • Son animales nocturnos (y probablemente por la noche no podrás atenderles), además que suelen hacer mucho ruido en este momento del día.
  • Son animales silvestres y no han sufrido domesticación como los perros o los gatos, por lo que tendrás a tu lado un animal que sufrirá en cautividad y que no gozará completamente de tu compañía.
  • No se adaptan a la soledad, requieren un miembro de su misma especie.
  • En cautividad son susceptibles a sufrir depresión y hasta automutilación.
  • Se necesita una jaula de grandes dimensiones, aunque su tamaño sea reducido.
  • En su dieta se incluyen insectos y alimentos que una persona sin experiencia podría descuidar.
  • Utilizan sus glándulas para marcar el territorio, muy desagradable.
  • Deberás limpiar su jaula cada 2-3 días aproximadamente, son animales muy sucios.
  • No son animales sociales, probablemente morderán y arañarán a cualquier persona que se acerque.
  • Los veterinarios que puedan atenderle son poco frecuentes por no decir prácticamente inexistentes en muchos países.

Por todo lo comentado anteriormente consideramos que adoptar un petauro del azúcar es una acción irresponsable. Además, estamos condenando a un ser vivo a tranquilamente 15 años de crueldad y falta de bienestar animal. Aunque nos pueda parecer una “mascota” entrañable, lo cierto es que no lo es, mejor visitémosle en su entorno natural.

 

 

  1. Fénnec o zorro del desierto

El zorro fénnec ha sufrido un impactante boom en los últimos años, provocando la adopción irresponsable de este bellísimo mamífero. Tener un zorro fénnec como mascota es, al igual que en el caso del petauro del azúcar, totalmente desaconsejable.

Se trata de animales sociales que viven en grandes familias, por lo que no se podría comprender la adopción de uno de ellos solo. Tampoco sería comprensible intentar recrear su hábitat natural (desierto y con temperaturas de entre 40ºC y -40ºC) ni pretender que actuara de forma similar a un perro o un gato. De esta forma, otra vez nos encontramos con un animal que no ha sido domesticado por el hombre y que tiene instintos silvestres.

El zorro fénnec, al margen de una madriguera profunda, es un animal muy activo y de hábitos nocturnos, momentos en los que no podremos satisfacer su compañía. Finalmente, si decidiéramos enjaularlo, probablemente nuestro zorro moriría.

 

 

  1. Insecto palo

¿Qué es más raro que tener un insecto palo como mascota? Este es el animal perfecto para personas excéntricas con gustos bien particulares. No serán las mascotas más cariñosas, pero sí de las más interesantes y hasta gratificantes, pues la vida de los insectos tiene un gran valor.

Aunque sus cuidados son realmente sencillos y es bueno para enseñar a los niños a cuidar de otra criatura, es importante tener presente que los cuerpos de estos insectos son muy sensibles y pueden romperse con facilidad si los manipulas con brusquedad.

 

 

  1. Capibara

A diferencia del zorro fénnec, la capibara sí puede ser una buena mascota, no obstante no es apropiado ya que se trata de un animal en peligro de extinción.

Es el roedor viviente de mayor tamaño, así que es el primo grande del conejillo de Indias y el hámster. Son tiernos cuando se les cría de la manera adecuada y muy listos. Uno de los inconvenientes de tenerlo como mascota es que necesita de muchísimo espacio, una piscina o estanque para sentirse bien y requieren de mucho mantenimiento.

 

 

  1. Mini cerdo

Aunque estos son animales de granja, si lo vas a querer y a cuidar, tener un cerdito como mascota es, simplemente adorable. Y aunque se les conoce como “mini” esto es un poco un mito porque pueden crecer hasta el tamaño de un perro y pesar 30 kilos. De igual forma son y seguirán siendo extremadamente adorables. Del lado positivo los cerdos son animales con niveles muy altos de inteligencia y pueden llegar ser entrenados de igual forma que a los perros.

 

 

  1. Erizos

Otra de las mascotas más raras del mundo, los erizos son amor del rudo y por difícil que parezca pueden llegar a ser una gran opción como animales domésticos. Si los acostumbras al contacto y la presencia humana, serán criaturas que podrán darte mucho afecto. Tan solo mirarle ese pequeño rostro es morirse de la ternura. De hecho, cuando están contentos son muy suaves al tacto, sus púas no son para nada peligrosas y son muy fáciles de cuidar.

Eso sí, en caso de adoptar un erizo resulta fundamental concienciarse de todos los cuidados que este animal necesita, puesto que todavía cuenta con muchos de sus instintos salvajes. Durante los últimos años la demanda de estos pequeños seres como animales de compañía ha crecido considerablemente, alejándolos de sus hábitats naturales y lugares de procedencia. Este hecho, además de modificar sus costumbres, también ha llevado a la reducción de su población y, por ende, especies como el popular erizo pigmeo africano se encuentran en leve peligro de extinción.

 

 

  1. Zorrillo

Entre todos los animales este es el último que se me ocurriría tener como mascota, muy a pesar de que se ven preciosos de bebés. Es una criatura demasiado exótica y única, no podemos olvidar su don especial de emisión de olores fétidos cuando se siente amenazada. Por lo tanto, si te gusta el zorrillo lo mejor será mantenerlo cómodo, feliz y contento, y visitarlo siendo libre y salvaje. Por otro lado, los zorrillos son animales que actualmente se encuentran en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat natural.

 

 

  1. Tarántula

Si te gusta la sensación de peligro, esta puede ser la mascota para ti. Desde hace algunos años las tarántulas se han convertido en unas mascotas bastante populares muy a pesar del temor colectivo. Si por el contrario eres una persona nerviosa, sensible y te gusta acariciar a tu mascota todo el tiempo, mejor optar por otro animal de compañía. Las tarántulas se alimentan de insectos vivos, son tranquilas y calladas.

 

 

 

Revista Tiempo 30

css.php