FRANCISCO EL PAPA QUE LLEGA AL “CORAZÓN” DE CHINA

 

 

 

| ANÁLISIS | El Vaticano y China han firmado un histórico acuerdo provisional sobre el nombramiento de Obispos, informó este sábado un comunicado de la Santa Sede. China cuenta con más de 12 millones de católicos, y aunque se trata de un acuerdo pastoral y no político, es un acercamiento trascendental entre ambos Estados cuyas relaciones diplomáticas están rotas desde 1951. Un dato de color, el Papa Francisco y el Presidente Xi Jinping asumieron sus funciones con 24 horas de diferencia. Es el inicio de una colaboración bilateral más amplia entre ambos Estados

 

        Por Oscar Dufour | (*)   

 

 

Desde que Francisco ocupó el sillón de Pedro a comienzos de 2013 impulsó el diálogo con China como una cuestión estratégica, pese a la oposición de sectores conservadores de la curia romana. Este Papa que vino del sur a promover la paz, a cambiar al mundo, es el Pontífice que con su sencillez y humildad al tiempo que con la claridad y profundidad de sus pensamientos y acciones, logra una revolución pacífica impregnada de santidad y amor, una real cercanía con los más desprotegidos de todo el planeta. Francisco restauró así a la Iglesia Católica y replica esa extraordinaria transformación a cada rincón del Globo, como en este caso China, el gigante asiático.

 

 

| Un histórico acuerdo para la designación de Obispos | Un notable éxito diplomático de los dos Jefes de Estado que asumieron sus funciones con un día de diferencia, Francisco lo hizo el 13 de marzo de 2013, en tanto el Presidente Xi Jinping asumió un día después, el 14 de marzo de 2013. De la mano de Francisco y este excepcional Presidente de la República Popular China Xi Jinping, avanzó en todos estos años un significativo acercamiento silencioso entre los dos Estados, que lleva a iniciar formalmente una nueva etapa con la firma de un histórico acuerdo para la designación de Obispos. De esta manera, por un lado el Vaticano obtiene un mayor control sobre las Iglesias “subterráneas” que hoy practican su Fe junto a sus fieles en las sombras; por otro, China fortalece su imagen de apertura al mundo que permanentemente se empeña en transmitir el Gobierno del Presidente Xi Jinping.

El Papa Francisco en oportunidad de plantearse el escenario probable de acercamiento entre los dos Estados, cuando todo esto era realmente impensado había expresado: “El diálogo es un riesgo, pero prefiero el riesgo a la derrota segura que sería no intentar el diálogo”. Otro dato de color, es habitual ver en la Plaza de San Pedro a fieles chinos (foto de portada) expresar su devoción por Francisco, el gigante asiático congrega en su tierra a más de 12 millones feligreses. Una vez más, el tiempo le dio la razón al Santo Padre.

Un experto extranjero en asuntos chinos vaticinó recientemente que “si el Papa pudiera visitar China, su significado e impacto podrían ser mayores que la visita de Richard Nixon en 1972”. Un viaje que resultó clave para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y Beijing, quebradas tras el triunfo de la revolución maoísta. Actualmente, en afinidad con los gestos de Francisco, el Gobierno del Presidente Xi Jinping emite señales de más acercamiento, en 2014 lo había autorizado a volar sus cielos en ocasión de un viaje pastoral a Corea del Sur, en julio pasado medios de comunicación locales -verdaderas usinas del Estado Chino-aludieron a una hipotética visita del Papa Francisco al País. Sin dudas, un deseo revelado del Santo Padre. Todo brinda la certeza que no es el final de un proceso, sino más bien el comienzo de una nueva etapa de diálogo y concordia.

 

| El principio de una colaboración bilateral | La Santa Sede este sábado explica a través de un documento público que el acuerdo provisional fue firmado hoy en una reunión celebrada en Pekín por el Subsecretario de Relaciones de la Santa Sede con los Estados, Antoine Camilleri, y el Viceministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de China, Wang Chao, como jefes de las delegaciones vaticana y china, respectivamente.

Señalan que “El objetivo del acuerdo no es político, sino pastoral, permitiéndoles a los fieles tener Obispos que están en comunión con Roma y al mismo tiempo son reconocidos por las autoridades chinas”.

 

 

| Los signos de los tiempos | En una de sus Homilías celebradas en la Capilla de Santa Marta situada en la residencia donde se aloja, el Papa Francisco brindó hace ya algún tiempo un claro mensaje para entender los “signos de los tiempos”, como interpretarlo y como aplicarlo utilizando la sencillez. De la recomendación de Su Santidad, se desprende que debemos en consecuencia aprender a conocer los diversos tiempos, como él dice, lo que significa una cosa y lo que significa otra cosa, ya que comprender los signos de los tiempos no es un trabajo exclusivo de una élite cultural, los tiempos cambian y nosotros los cristianos debemos cambiar continuamente. Pero nuestra actitud, insistió, debe moverse continuamente según los signos de los tiempos.

 

Franciscoes un Papa que se atreve a enfrentar los desafíos y cambiarle el curso a las “intrigas”, es un Papa que predica que los tiempos cambian, y en consecuencia los cristianos también debemos cambiar continuamente. Entender “los signos de los tiempos” apuntan a soluciones de misericordia. Ese es Francisco, el Papa que también llega al “corazón” de China.

 

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de 5minutosdenoticias y Revista Tiempo 30. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.

 

Revista Tiempo 30

SÍNTESIS DE LA NOTA
FRANCISCO EL PAPA QUE LLEGA AL “CORAZÓN” DE CHINA
TÍTULO
FRANCISCO EL PAPA QUE LLEGA AL “CORAZÓN” DE CHINA
DESCRIPCIÓN
| ANÁLISIS | El Vaticano y China han firmado un histórico acuerdo provisional sobre el nombramiento de Obispos, informó este sábado 22 de septiembre un comunicado de la Santa Sede. China cuenta con más de 12 millones de católicos, y aunque se trata de un acuerdo pastoral y no político, es un acercamiento trascendental entre ambos Estados cuyas relaciones diplomáticas están rotas desde 1951. Un dato de color, el Papa Francisco y el Presidente Xi Jinping asumieron sus funciones con 24 horas de diferencia. Es el inicio de una colaboración bilateral más amplia entre ambos Estados
AUTOR
MEDIO
Revista Tiempo 30
css.php